Incitación

domingo, 16 de marzo de 2008

 

El aroma de su cabello que trae el viento, el cálido roce de su mano sobre su piel que se estremece, su mirada fija en él, incitándole al deseo, sus risas, sus frases de doble sentido, la blancura de sus manos que adivinan el gris de sus venas, su cuello que se hincha, sus senos turgentes y hermosos que palpitan al compás de la respiración, su cintura plana con ese piercing en el ombligo, la curva perfecta de su trasero, el valle de su vientre, dulce placer, sus muslos encerrados dentro del ajustado vaquero sus pies pequeños y bellos realzados por los zapatos. Todo su cuerpo, todo su ser que se le ofrece y el que lo recibe, pasión sin límites, encuentro de dos cuerpos y dos almas.

2 comentarios:

NinfA_OccidentAl dijo...

El amor hace q los amantes se conviertan en perfectos dioses del deseo :)!

Anónimo dijo...

Se ofrece como se ofrece la lluvia en la tormenta...
Para incitarlo a él a ser amante..
Para incitarlo a él a ser amada..
Sugiere sin mostrar...
Por que asi el deseo crece...
Bonito como siempre..
Besosss
Leni