Espérame en el cielo

martes, 7 de abril de 2015

0 comentarios Enlaces a esta entrada  


Un bien día,quizás sin esperarlo te precipitas en una negra sima que no parece tenga final.Te percatas como la luz del día la observas está vez más lejana hasta que te sumes en unas tinieblas totales. La sima es angosta y tu cuerpo golpea sus paredes,rasgando tu piel y provocando un intenso dolor. En poco tiempo pierdes la noción del tiempo y del espacio. No sabes dónde estás ni cuánto has caído pero intuyes que es mucho.
Tu propio instinto te dice que has de racionar sobrevivir y, aunque no sabes para qué,  extiendes tus manos y logras frenarla caída agarrado a un saliente rocoso. Te encentras confundido, mareado, desorientado, roto, pero algo dice en tu interior que tienes que reaccionar. Piensas que estás ahí porque no vale nada,porque nadie te quiere porque el mundo te ha dado la espalda.
Pero en tu interior oyes voces: Hazlo por ti, tú vales un mudo, has de quererte a ti mismo, no desesperes. Lloras, te encierras en ti mismo, piensas en una solución drástica y rápida pero decides esperar. No ves ni oyes absolutamente nada.Tanteas las paredes y un impulso de supervivencia te dices que has de intentarlo. Y comienzas a subir. Despacio sin mucha confianza. Luego de un gran esfuerzo sigues sin ver nada, no sabes cuánto has avanzado y entonces lloras desesperado pero nadie te escucha.
Tienes hambre y frío, las heridas te escuecen. Tienes que alimentarte y comes los seres más repugnantes que habitan en ese infierno y bebes el agua putrefacta que se filtra por las paredes. Sigues subiendo, sin meta ni objetivos, solo el instinto te empuja. Escuchas una voz que te dé ánimos pero no sabes si es real o fruto de tu locura. Piensas que nadie te que que estás solo en el mundo y que no vales nada. Pero sigues. Porque tu angustia, tu dolor, tu desazón lo estás canalizando en un instinto de supervivencia, en querer salir a flote a toda costa. Quieres salir de ese monstruo que es la oscuridad.
Y un día insospechado vislumbras una luz muy lejana allá arriba. No crees todavía en la salvación pero sigues subiendo, empleando tus últimas fuerzas. De pronto oyes una voz y la luz aumenta. Por fin puedes ver tu cuerpo magullado y una fuerza infinita te empuja hasta arriba. Lo vas a conseguir y lo has hecho solo porque vales mucho más de lo que pensabas. Quizás alguien esté ahí afuera te esté esperando. Alguien te siempre creyó en ti y telepáticamente te trasmitió aquella voz. Y ves una mano amiga y una sonrisa…
Lo has conseguido. El cielo también está hecho para ti. No lo dudes.
Espérame enel cielo, no te muevas de ahí le dices, que ya llego.

Cuando yo me vaya

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

Cuando yo me vaya
No quiero ni llantos,
Ni gritos ni lágrimas.
Quiero un gran silencio,
Quiero todo calma,
Mi cuerpo desnudo
En vuelto en la sábana.

Ponedme una cruz
Dentro de la caja
Junto con las fotos
De mi dulce Dama
Y aquellos poemas
Que le dedicaba,
Para así quererla
Todas las mañanas,
Cuando del rocío
Se perle la escarcha.

Cuando yo me vaya
No quiero cortejo
Ni pompas, ni nada
Solo que mi cuerpo
Pase por Triana
Calle San Jacinto,
La Estrella me guarda,
Siga por Torneo,
Y la Resolana,
Llegue a San Fernando
A mi nueva a casa.

Bajo un limonero
De frutas doradas
Caven una tumba
De paredes blancas
Y el sepulturero,
Mi sola compaña,
Entierre mis huesos
Al rayar el alba.

No quiero señales,
ni losa, ni nada
(Ningún epitafio,
Solo tierra blanda
Traída de la sierra
Que llaman nevada,
Y un poco de arena
De profunda cala),
Salvo que el recuerdo
Que dejé en las almas
Anide en aquellas
A las que yo amaba
Porque viviré 
En esos rincones
Donde hallé morada.
...
...
...

Y cuando ella muera
Métanla en mi caja
Y cubran su cuerpo 
con mil rosas blancas
sus manos y mis manos
muy entrelazadas
Los cuerpos muy juntos
en mi tumba blanca
El abrazo eterno,
a mi enamorada

A una gran amiga

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

Fuiste el hada buena
Que veló mis sueños
Fuiste mi consuelo
Mi empuje, mi empeño
Mi luz, la belleza
Mi sal, tu grandeza
Mi cura, el aliento
Tu pan, mi alimento
Mi hielo, mi fuego
Tu sol, mi sosiego
La paz que me mandas
Amiga del alma

El encuentro

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

El encuentro(I)
Ella me miró
Con sus ojos bellos
Luego fue el abrazo,
Su boca en mi cuello
Mi cuerpo sentía
Temblando su cuerpo
Fuimos hacia el bar
¡Qué bonito sueño!
Sentados de frente
Toqué sus cabellos
Manos enlazadas
Sintiendo lo nuestro
Los dos nos miramos
Y sonaron besos
Y entonces el mundo
Se hizo pequeño
Era de nosotros
El planeta entero
Yo fui Principito
Tú mi sueño bello
Rosa de Triana
Criada en el cielo
Allá donde Dios
Junta nieve e hielo.

El encuentro (II)
Sentados de frente
Tus manos aprieto
Y bajo la mesa
Rozan nuestros cuerpos
Los dos confesamos
Errores y aciertos
Luego perdonamos
Y vinieron besos
Y ya en soledad
Viviendo este sueño
Resurgió el amor
Que llevamos dentro.
Perlas de tus ojos
Mojan tu cabello
El sabor salado
Que tanto deseo
Juntos abrazados
Los dos en silencio
Dijimos...amor
Ven a nuestro encuentro
Y juntos unidos
Subimos al cielo

El encuentro ( y 3)
Cayendo la tarde
El tiempo se acaba
Mis ojos clavados
Fijas las miradas
En aquella esquina
Dijimos adiós
Vi que te marchabas…
De pronto lo pienso
Corro, suena un beso
Suave como el tul,
Tu vestido azul…


La perla

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

En pleno verano
Cuando el sol aprieta
El cuerpo te pide
Tomar fruta fresca.
Piensas en aquella
De bermejas perlas,
Piel color naranja
¡Qué rica comerla!.
Del árbol frondoso
Tomas la más bella
Y dentro de un pozo
De agua muy fresca
La dejas un tiempo
Antes de comerla.
Luego la desgranas
Con mucha impaciencia,
Con ella en tus manos,
Miras su belleza
Y luego al abrirla
Surge lo que esperas:
Hay granos  bermejos
Cual lucientes perlas
De sangre y de luz,
En la pulpa fresca

Aveces la vida
Te da estas sorpresas
En algún humano,
Buscando pureza,
Deseando amor
Buscándola a ella
Como un pescador
Encuentras la perla