martes, 4 de marzo de 2008

 



Cultivaba todo tipo de flores porque las amaba: claveles, rosas, violetas petunias, lilas, ,… para él cada una tenía un tipo de belleza diferente que la hacía distinta al resto.Fue mayúscula su sorpresa cuando, un día, en un rincón del invernadero encontró una misteriosa planta esbelta que el no había plantado. La cuidó interesado y, poco a poco, fue creciendo. Un día al entrar en el invernadero la planta había dado en su extremo una bella flor blanca en forma de manos abiertas. Y desde entonces el se dedicó a cuidarla abandonado a las otras flores. ¡Vivía por y solo para ella!.Pero una mañana al ir a darle los cuidados habituales encontró a la planta sin flor, ¡la habían cortado!. Y el jardinero lloró porque aquella planta quizás gozase de mayor libertad de movimientos pero sin sus cuidados moriría.

7 comentarios:

venus dijo...

sin su amor no sobreviviria.. aquel que la arranco no se esmeraria de la misma manera... a la final la tiraria como a una flor cualquiera....

semejante a cosas de la vida misma


besos

NinfA_OccidentAl dijo...

Demasiada libertad nunca es buena, tendrá más movimientos, pero si amor no se llega muy lejos. Que lindo texto!! saludos!

Anónimo dijo...

Y si el amor que la retiene es un amor que hace daño?
¿y si la libertád supone menos vida..pero mas intensa?
No se pudo defender cuando fué arrancada...
Y si quién la arranca sabe transplantarla a un jardín nuevo??
Un jardín de amor que no haga daño?

Un abrazo Pedro
Leni

Arkantis dijo...

Cuanto duele tener algo,y que un dia desaparezca...y encima sea cuando menos lo esperas,

Un besazo Pedro

Nalia dijo...

preciosas palabras, que reflejan ese sentimiento y esa pasión... sensual, me ha gustado ;)

CalidaSirena dijo...

Intenso y tierno momento, en que juntos por primera vez os entregásteis.
Besos

elenaberenice dijo...

"Paseamos por el jardín cogidos de la mano, alejados del baile, en aquella noche de verano, mientras nos embriagamos con el aroma dulce de las flores nocturnas. La ligera brisa hacía ceñir tu blusa adivinándose la textura de tu senos y trayéndome el suave aroma de tu piel. Detrás de un seto nos miramos y nuestras bocas se buscaron..."


¡Eres dulce! Una tierna manzana...