Peur

lunes, 12 de enero de 2009

 



La náusea me devora las entrañas
Mi estómago burbujea de miedos
Y sueño en reinventar un mañana
Que me aterra
Mientras el mundo se vuelve negro
Y no veo un horizonte de esperanza
Y yo, encogido, vuelto hacia adentro,
Cierro los ojos y me trago el alma

Con el primera luz del alba
Marcharé en busca de esperanzas

5 comentarios:

SHEREZADE dijo...

No sé si lo que plasmas en este verso tan triste ,es realidad o fición.Sea de la manera que fuere,es ahora cuando no debes replegarte sobre tí mismo..eso te hará mas daño,créeme ,pues sé de lo que hablo.Demuéstrate a tí mismo que eres fuerte y emplea esa palabra tan hermosa y tan difícil de pronunciar "ayuda".Si necesitas de alguien al que contar lo que sientes ,seguro que habrá amigos que te escuchen.Porque en esos momentos lo único que necesitas es eso.Verás como poco a poco aunque el recuerdo perdure el dolor se va mitigando.

21 gramos de alma dijo...

que sentimientos mas fuertes transmite tu poema ,amar a veces es sufrir y cuando el alma sufre el cuerpo se pone de su parte y sufre con ella .querido pedro la puerta siempre abierta a la esperanza , porque sufrir tambien es vivir ....monton de amor para mi picaro amigo , hasta pronto

Penélope dijo...

MMmm....Se sale un poco de la esencia de amor de La fruta prohibida...
Acaso la esperanza esa está puesta en encontrar un amor?

Es muy bonito el poema.


Un beso


P

Leni dijo...

Aunque ahora el mañana te parezca incierto.
La luz del alba te traera nuevos vientos.
No es locura a veces es tristeza..
Y el miedo hace que te encojas.
Sublime esa estrofa¡¡
"Y yo,encogido,vuelto hacia adentro
Cierro los ojos y me trago el alma"

Solo alguien que sepa de esa incertidunbre puede conocer un sentimiento tan desgarrador.
Beso

Antoñi dijo...

Inseguridad que me atenaza,
Esperanza que se evapora sin piedad,
¿Podrá la luz del horizonte indicarme el camino?
Solo quiero alcanzar lo que busco
Soy yo, vida y amor, amor y vida.
Mi vida es todo lo que guarda mi corazón.
Amor todo lo que tengo que dar,
Recibir espero, del alma que me acoja.
Seré feliz y feliz la aré; a mi amor.
El amor que sepa ver en mí; su amor.

Leí este bello poema, y me dejo cierta tristeza, cierto frio en el alma, por los sentimientos que expresas. Quizá la esperanza que se sale a buscar es un corazón con nombre. Pues yo trato de descifrar y poner una luz a esa esperanza para ese sentimiento expresas…. Besos, Antoñi