Convertir el otoño en primavera

jueves, 1 de enero de 2009

 






Tú eres el agua que mi cauce llena
Yo soy el río que hacia el mar te lleva

Tú eres la ola, y en tus movimientos,
Llegas a la playa de mis sentimientos

El fuego que alimenta mi pasión
Y yo la leña ardiendo en tu ilusión

El sol, la flor, lo sonrisa de tu alma,
Lleva frescura y paz a mi mañana

Eres mi sol, mi vida, compañera,
Pues conviertes mi otoño en
primavera

5 comentarios:

Solo yo dijo...

Me alegro de hacerte el primer comentario del año...Me encanta lo que has escrito.
Besos

Anónimo dijo...

No sabe el amor de otoños, ni de inviernos. Cuando en el corazón florece el amor, viste al dueño de ese corazón de eterna primavera, logrando que sus ojos divisen luces de colores. Perfilando un camino luminoso, directo al corazón que lo provoca….
Precioso…. Besos, Antoñi

Leni dijo...

Me recordó s un poema que escribí.:
"¿Donde fué mi alma?.
A la orilla de tu playa".
No existen estaciones.
Solo la capacidád de transformarlas.
Ojalá recibas todo lo que das.
Precioso sentirlo..y sobre todo decirlo.
Beso

Penélope dijo...

El amor puede obrar el milagro de convertir el otoño en primavera, pero también el desamor convierte primaveras en desiertos.


Un beso


P

NORHA E. dijo...

Que hermoso escribes Pedro... me encanto esa transformacion y tambien el complemento.

Abrazos y sonrisas desde esta madrugada fria.