La garza

domingo, 15 de febrero de 2009

 



Allá en la marisma

Entre aguas y cañas

Su plumaje blanco

Siempre destacaba

Caricias del sol

A la garza blanca.

Un mundo ideal

Que todos buscaban.

Pero ese paraíso

La hacía desgraciada

Porque no tenía

Lo que ella anhelaba

Sentido a su vida

Soñar un mañana

Y en el paraíso

Lloraba la garza

Pero llegó un día

Despuntando el alba

Y el ave de nieve

Desplegó sus alas

Se elevó hacia el cielo

Como hacen las almas

Le llegó su hora

Cambió de morada

Y ahora en el cielo

La garza volaba

Entre blancas nubes

Batiendo sus alas

Buscado otra vida

Con su blanca alma

Allá en la marisma

Dicen que esto pasa:

Que al fin de la noche

Despuntando el alba

La garza de nieve

Se lleva las almas

A gozar del cielo

En la madrugada


5 comentarios:

sexy dijo...

HEROMSO ANIMAL Y HERMOSA HISTORIA.

Leni dijo...

Pedro,es precioso este poema.
Dulce como pocos.
Con un baile tierno de cuento.
Creo que exsten muchas garzas...
Beso

NORHA E. dijo...

SUPER LINDO!!!
Ha sido grato leerte Pedro.
Abrazos y sonrisas

Antoñi dijo...

Existen poemas que expresan un sentimiento, un anhelo. Otros por el contrario son un conjunto de ellos. Este es un sentimiento que guarda en su interior muchos más y sobre todo es un hermoso cuento, que lleva implícito la magia de la leyenda. Es pureza, libertad, alma inmortal que vaga en la eternidad cósmica o celestial, rescatando almas blancas como ella… Precioso Pedro, lo leí hace días, pero con las prisas no logre meterme dentro del espíritu de la garza, ahora si y me ha impregnado de sutil añoranza de liberación mortal…. Besos, Antoñi

21 gramos de alma dijo...

hola pedro muy bello tu poema , libertad y magia ....un abrazo con cariño amigo