Pura

miércoles, 24 de diciembre de 2008

 


Se llamaba Pura
Y limpiaba casas
La chica modesta
Que nadie miraba

Subía al edificio
Todas las semanas
Iba cada jueves
Al rayar el alba

A casa de Jorge
Pues allí habitaba
Aquel chico rubio
Que todas miraban

Cuando ella llegaba
Aspiraba el aire
Que el piso exhalaba
Miraba las fotos
Junto a la ventana
Porque ella, de Jorge,
Estaba prendada

En el dormitorio
Hacía su cama
Y a veces notaba
Perfume en las sábanas

Porque ella soñaba
Ser la enamorada
Del apuesto chico
Que el piso habitaba.

Aquel día de invierno
Al dejar la casa
Y acceder al mueble
Donde el le dejaba
El pobre salario
Que ella cobraba,
Encontró junto a él
Un broche de nácar
Y debajo de ella
Una hojita blanca,
Escrita por Jorge,
Que decía: “gracias”

Ya tenía un tesoro
Lo llevó a su casa
Y lo colocó
Bajo la almohada
La chica modesta
Que no tenía nada
Vivía en sus sueños
Como una gran dama
Que el príncipe Jorge
A ella enamoraba

La chica vivía
De sus esperanzas

4 comentarios:

Penélope dijo...

Pobre chica...
Sé muy bien que vivir de las esperanzas es un castigo.


Un besito y feliz noche


P

Anónimo dijo...

Precioso poema, pero yo siempre pensé que el amor tiene que ser más real. Vivir de sueños, aunque sea bonito soñar te impide disfrutar de lo que puede ser la compañía de ese ser que te escucha, que te arropa, que te espera, que además de sueños te ayuda a pisar la tierra. Triste afianzar tu vida a una hermosa quimera, por hermosa que sea. Al final te habrá impedido disfrutar del amor de verdad, del que te deja recuerdos, por que te permite vivirlo, lo lamentable es que no amamos a quien debemos, mas bien a quien se hace dueño de nuestro corazón, sin que lo podamos evitar… Besos, Antoñi

MAR dijo...

FELIZ NAVIDAD Y AÑO 2009 AMIGO...Y SIN ESPERANZA NADA SOMOS.
BESOS PARA TI.
MAR

sexy dijo...

feliz navidad Pedro.
hermoso texto historia, de un amor imposible, pero real en un mundo imaginario.