El niño muerto

sábado, 20 de diciembre de 2008

 



Suenan las campanas
En el banco pueblo
Toques de tristeza
Por el niño muerto

En aquellas casa
De pastor modesto
La madre que vela
A su niño bello

La tez blanca nieve
Sus bracitos yertos
Los ojos cerrados
Su pelo moreno

Su madre lo mira
Con dolor intenso
Un río de lágrimas
Se oye el silencio

Ya todos caminan
Hacia el cementerio
Va en cajita blanca
Dentro él y sus sueños

Allá entre las nubes
Los ángeles buenos
Esperan al niño
Los brazos abiertos

Que el buen Dios lo quiere
Jugando en el cielo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La belleza, no puede ser tan triste. Belleza y lágrimas, lágrimas y dolor. Tristeza, que se pega al alma, frio en el corazón.... Besos, Antoñi

Penélope dijo...

Joeeeeeee, Pedro!
Qué triste!
Los niños no deberían morir...
:'(


Un besito


P

MAR dijo...

QUE TRISTE.........
FELIZ NAVIDAD AMIGO.
MAR