Romance para un niño

domingo, 7 de diciembre de 2008

 



Se llamaba Policarpo
Y cuando al mundo llegó
Su madre sintió que al verlo
Se le partía el corazón

Es un niño de piel blanca
Sus ojos como el carbón
Pero las piernas no mueve,
Y llamaron a doctor…

El médico del lugar
Dijo que no hay solución
Que el niño tiene páralisis
Y enfermo su corazón

Fue creciendo Policarpo
Recibiendo mucho amor
De sus padres y el buen niño
De su mal no se quejó

Pese a usar las muletas,
Soñaba con ser aviador
Conocer otros países
Volando, raudo, veloz

Aquella niña rubita
Que en la clase un día entró
Era tan guapa y tan buena
Que al niño lo enamoró


Pero nunca Policarpo
Quise declarar su amor
Porque de un pobre tullido
Nadie ve su corazón

Aquella noche de invierno
Sintió el niño un gran dolor
Y soñando que volaba
Se le partió el corazón

Y luego aquella mañana
Al cielo Poli, subió
Le dijeron: Policarpo,
como has dado tanto amor
Aquí tienes este ingenio
Pues serás aviador
Para que surques los cielos
Y a los de buen corazón
Nos los recoges a todos
Porque lo quiere el buen Dios

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene la esencia de Juan salvador Gaviota, me ha puesto muy triste este poema. Aunque es muy bonito. Te deseo lo mejor… Besos

Anónimo dijo...

No me gustan los finales tristes.

Aquella niña rubita
su mirada le entregó.
Le di alas ,le dio besos.
Las muletas le quitó.
Le dió su hombro,su paso.
Le dió cariño y amor.
Las muletas invisibles...
Esas te causan dolor.

Para POli...
Yo

SHEREZADE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Penélope dijo...

Estamos tristes (espacialmente hablando) ?
La entrada de tu espacio msn también está triste y de luto.
Espero que tú no lo estés y que sea sólo una ráfaga de inspiración.
Pobre niño...
Los niños no deberían conocer el dolor ni el sufrimiento.


Un besito


P

sexy dijo...

hermosa y tiste hstoria la que nos contaste. estoy deacuerdo los niños no deben de sufrir, ni sentir dolor.