Mi hombre

lunes, 2 de junio de 2008

 



Su cuerpo se levanta del lecho y observo su contorno a contraluz, su pelo revuelto, el pecho fuerte, los brazos y muslos de acero, el trasero robusto que acaricié hace unos minutos. Puedo percibir en las sábanas su olor, el aroma de mi hombre. Le sigo y por la puerta del baño, entreabierta, observo como se sienta; su hombría en reposo que se derrama abundantemente mientras su rostro se contrae levemente. Y mi mano furtiva busca placeres e inundaciones pensando en él. Si, es mi hombre, es solo mío y cuando se incorpore voy a poseerle en cuerpo y alma. Lo quiero todo para mi.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Así se desea a tu hombre.
Así se ama a tu hombre.
Así quieres gozar con tu hombre.

¿Pedro???

beso
Yo

CERES dijo...

PRECIOSO ,SIN MAS.

Sotto Voce dijo...

Mmmmm....menudo marrón!
jiñando, no?
En este mundo cruel
de cagar nadie se escapa.
Caga el malo, caga el bueno,
caga el pobre, caga el rico
y hasta el obispo y el papa!

Quiero borrar esta imagen de mi mente!
OOOoommmmmmmMMMMM!!!!

xDD!

MAR dijo...

PEDRO YO NO ENTENDIA NADA!!!
LUEGO PENSE...LINDO POEMA.
BESOS
MAR

brushi dijo...

Wowww!!..como me gusta este blog!!..acaricia con clase y con mucho erotismo..
beso!