Hembra mía

jueves, 5 de junio de 2008

 


Despertó y la sintió junto a él, de costado, su cuerpo desnudo, la melena alborotada y el rostro dulce ysereno. Dormía plácidamente. La besó en la nuca con cuidado para no despertarla y notó su agradable aroma de mujer. Volvió a mirar su rostro y luego su cuerpo recreándose con tanta belleza. Y sintió una nueva punzada de deseo.
Se levantó y fue al baño. Su sexo ya le reclamaba el de ella. Y pensó en esperar a que abriera los ojos para decirle lo que sentía su corazón y beber en su fuente hasta saciarse.
Secretos de dos amantes.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No est� dormida...
Se hace la dormida...
Y escucha tu aliento de deseo,
y le gusta...
y espera ...
�no lo notas en la pi�l??
Ella desea comenzar la danza.....

precioso

yo

lágrimas de mar dijo...

dormida espera ser despertada por el sabor dulce de tus labios

besitos

lágrimas de mar

EURICE dijo...

Me ha obligado a leer, eso es importante.
Saludos.

CalidaSirena dijo...

Me ha dejado muy despierta leer ese poema, que preciosidad..
Besitos cálidos

Deseo dijo...

a mi me hubiera encantado despertar con su lengua en mi sexo...

mmmmmm

Sotto Voce dijo...

Pues sería un despertar muy agradable...


SV