La mirada

sábado, 26 de abril de 2008

 


Esa mirada parecía atravesar su cuerpo y penetrar hasta lo más profundo de su corazón para conocer todos sus pensamientos. Era una mirada infinita y profunda que provenía de unos ojos increíblemente expresivos y vivaces, de un color verde esmeralda que variaba según él tiempo, al igual que cambia el mar. Eran unos ojos hipnotizadores, tan profundos que él podía llegar a hundirse en ellos; unos ojos capaces de embrujarlo; y en ese preciso momento estaban fijos en él, obligándole a devolver la mirada, apresándolo lentamente. Luego le regaló la mejor de sus sonrisas.
Y entonces sintió que la amaba con toda su alma.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Te das cuenta de lo que es capáz de hacer una mirada?
Te puede atravesar el alma...
Aunque no sean verdes..jajaja
Yo

La Leonera dijo...

Es cierto.
En tan sólo un segundo y con un sólo gesto, como una mirada, uno puede tener todas las respuestas, conocer el amor.

Y qué bonito que ocurra eso...


Un besito!


Äfrica

Arkantis dijo...

El poder de una mirada....
besos

almadeangel dijo...

y si es que alguien dijo que la mirada es el espejo del alma..por algo lo diria no?seguro que lo sabes bien..por lo menos lo has descrito a la perfeccion
muakuusss