Diosa

martes, 25 de mayo de 2010

 


ojos dos perlas robadas al cielo
Tus senos dos montes que llevan al cielo
Tus manos palomas que emprenden el vuelo
Tus pies son dos plumas que rozan el suelo
Tu boca una fresa que es mi dulce anhelo
Tu pecho el abrazo que me da la calma
Tu vida, tu cuerpo, tu aliento, tu alma

10 comentarios:

Leni dijo...

Dos besos...

Galionar dijo...

Hola, Pedro, ¡qué alegría descubrir tus nuevas poesías desués de tanto tiempo! Sin duda estás viviendo un momento dulce y le cantas al amor otra vez.
Tus versos són profundos, intensos y bellísimos. Espero que sigas así, amigo, porque es una gozada leerte.
Un fuerte abrazo de una vieja amiga.
Montse

MORGANA dijo...

Me gusta tu nuevo estilo...es muy hermosa esta entrada ,me gusta.
Morgana.

Antoñi dijo...

Ostras!!, tarde llego y casi me tengo que ir, no sabes la de veces que he tenido que tocar a tu puerta para que se abra...

Te sigo leyendo....
besos

Ana dijo...

Un placer Pedro volver a leer tus escritos. preciosas palabras para describir el anhelo de esa mujer prohibida.
Un abrazo. que pases una buena semana.

Antoniatenea dijo...

Me gusta especialmente la musica que trasmite :Tu pecho el abrazo que me da la calma
Tu vida, tu cuerpo, tu aliento, tu alma.
Bonita!

sedemiuqse dijo...

Hola, muy lindo. Uno deseo de amar...el sueño de un amor en libertad.

Besos y amor
je

Cuentame un cuento dijo...

Qué hermoso,toda una declaración de amor¡

MORGANA dijo...

Cuídate un mundo
Besos.

Inocencia prohibida dijo...

Precioso, lleno de sensualidad y sentimiento. Me encantó.

Besos...